NUTRICIÓN

La buena nutrición es muy importante en cada etapa de la vida pero llevar una dieta equilibrada toma especial importancia en la lucha contra el cáncer ya que ayuda a preservar la masa muscular, apoya la función inmune, ayuda a mantener una adecuada digestión y absorción de nutrientes, reconstruye el tejido muscular, mejora la tolerancia al tratamiento y reduce el tiempo de hospitalización.